Síntesis

*** Otra vez Julio César Barrientos…

*** Sergio Villarreal, presidente ganador

Por: Isaac MOLINA ZAPATA| Pulso Informativo Tamaulipas | 04, octubre 2015

Hay personajes de la política -muy pocos- cuyo peso específico radica en valores tan sencillos como la humildad, honestidad, carisma, entre otros; cualidades que deberían ser practicadas no sólo por algunos funcionarios, sino por todos, pues reciben jugosos sueldos por ser servidores públicos.

En esta ocasión solamente repicaremos lo que prestigiadas plumas de varios medios de comunicación han externado respecto a alguien que a pesar de tener una trayectoria intachable, no se desboca ni se adelanta, ni se ‘avoraza’ por las posiciones que estarán en juego en la contienda del 2016. Su lema pudiera ser, primero trabajar por su partido y después seguir laborando por su partido.

Y es que los nuevos valores del PRI maderense llegaron a transformar el rostro de la política de la urbe petrolera. En los últimos años, la sangre nueva del priísmo en ese municipio ha venido a oxigenar y conciliar las divergencias naturales que coexisten en cualquier instituto político.

Son varios los personajes de la política maderense que con su trabajo han sabido detener la convulsión que ha amenazado por desatarse en varios epítetos en el tricolor de Ciudad Madero.

En esta ocasión nos referimos al síndico segundo Julio César Barrientos Cisneros, un político sencillo, humilde, honesto y carismático, que ha mostrado serenidad, ecuanimidad y aplomo en las diferentes situaciones en que se ha visto inmerso su partido; sobre todo en la conciliación que se ha obtenido para unir al instituto político en las etapas previas a la designación de los candidatos a alcalde en el 2013, y a diputado federal en el 2015.

Además, Julio César Barrientos ha demostrado lealtad a todos los candidatos que ha postulado el PRI; de igual manera, con respeto y humildad se ha ganado la confianza de los grupos al interior del priísmo.

Asimismo, y como mera coincidencia, Barrientos Cisneros ha sido pilar fundamental en las victorias de Esdras Romero Vega: primero como presidente del partido cabildeó y concilió el apoyo de los grupos para impulsar a Esdras a la alcaldía. Después, se metió de lleno al asumir la coordinación general de la campaña a diputado federal del mismo Romero Vega.

Otro aspecto importante de este político es que está plenamente identificado por los líderes de colonos y por los militantes de a pie, ya que se codea con la gente sencilla, humilde, con quienes hacen el trabajo en cada elección. Incluso gente que no milita en ningún partido lo cataloga como una gran persona y un gran ser humano.

Ahora, al frente de la Unidad Revolucionaria del PRI, Barrientos continúa su labor a ras de piso, aprovechando cada momento para hacerse presente en las colonias populares de Madero, donde sus habitantes ya lo ven como un miembro más de las familias priístas de la urbe petrolera.

En estos momentos en que se avecinan tiempos electorales… Otra vez ha dado de qué hablar Julio César Barrientos Cisneros.

TRICOLOR PORTEÑO

En Tampico también se renovaron cuadros en el PRI, llegando a su presidencia un político joven, que si bien es cierto había trabajado con un perfil bajo, a raíz de su llegada a la dirigencia local del puerto, hizo honor al nombre del tricolor “revolucionando” a su partido.

Sergio Villarreal Bricston vino a darle una imagen fresca y diferente a su partido, transformando la forma de hacer política en el municipio porteño, esforzándose por que la cara del nuevo PRI coincidiera también con satisfacer la demanda y necesidades de sus militantes; sin descuidar el trabajo con los distintos liderazgos que conforman el tricolor.

Además de contar con una trayectoria limpia tanto en el plano de la política como en el empresarial, Villarreal Bricston pasó la prueba de fuego que significó la anterior elección, y automáticamente se convirtió en un presidente ganador. Inició con el pie derecho.

En Tampico se dudaba que el tricolor obtuviera el triunfo, pero hay que aclarar que esto se debió a la falta de oficio de algunos operadores políticos de su partido, e incluso a los errores que ha cometido el presidente municipal porteño. Sin embargo, Villarreal jamás tendrá culpa alguna de esos yerros.

Ahora, debido al gran trabajo que ha realizado al frente del PRI, Sergio Villarreal se convierte en un prospecto natural para ser tomado en cuenta en las próximas candidaturas, ya sea para la diputación local o la alcaldía. Todavía falta tiempo para esas decisiones, pero seguramente será tomado en cuenta.

Como siempre la mejor opinión es la de usted, amable lector. Hasta la próxima.